Puente Jobo

El puente El Jobo fue construido 1954, de 123 metros de longitud, es un puente de tipo suspendido que se encuentra en la frontera entre Guatemala y El Salvador.

Presentaba daño en sus dovelas de concreto, lo que restringía el paso de vehículos y turismo.

Grupo Muratori fue contratado para realizar el cambio de todas las dovelas.

Las losas de las dovelas fueron postensadas, adicionalmente del postensado transversal que comprime las dovelas asegurándolas a su lugar.

Adicionalmente se le dio mantenimiento a la estructura de acero con pintura de anticorrosivo.